Quinta gama y su importancia en restauración

    NextPrevious
    quinta gama

    Quinta gama y su importancia en restauración

    Actualmente, existen 5 gamas de productos, las cuales hacen referencia a las características y proceso de elaboración para ser consumidos. A continuación, explicamos cada una de ellas y los beneficios de incluir la quinta gama en los restaurantes.

    ¿Qué son los alimentos de quinta gama?

    Los alimentos de quinta gama son aquellos que ya han sido cocinados y envasados previamente listos para consumir. Se basa en un proceso de producción higienizante a bajas temperaturas para conservar todas sus propiedades organolépticas.

    Este proceso de producción estricto, consigue eliminar los microorganismos y garantizar la seguridad alimentaria. 

    Además, hay que respetar las normas de refrigeración y fechas de consumo, debido a que su vida útil es relativamente corta.

    Primera gama

    Son aquellos que no han sufrido ningún proceso de transformación, por lo que mantienen sus características originales. Son productos perecederos, como la carne, frutas y verduras.

    Segunda gama

    Han pasado por un proceso térmico para su conservación y necesitan mantenerse en lugares secos y frescos. Son conservas y semiconservas.

    Tercera gama

    Pertenecen a la sección de congelados, y pueden utilizarse en cualquier momento. Se transportan en bolsas isotérmicas para mantener la cadena de frío.

    Cuarta gama

    Son productos envasados al vacío o en atmósferas controladas. En esta gama encontramos bolsas de ensaladas o fruta en recipientes al vacío.

    Quinta gama

    Los alimentos de quinta gama se han hecho un hueco importante en la hostelería, ya que ofrecen una amplia variedad de platos tradicionales, saludables y de cocina de proximidad. También, se utilizan en la cocina de ensamblaje para adelantar guisos, salsas y sofritos.

    Algunos de los beneficios de incluirla en los restaurantes son:

    • Se reduce la manipulación de los alimentos, minimizando los riesgos higiénico-sanitarios.
    • Su alta tecnología culinaria elimina posibles microorganismos y mantiene todas sus propiedades.
    • Sólo necesitan ser calentados, por lo tanto aumenta la productividad laboral.
    • Menor coste empresarial: reduce gastos en agua y electricidad.
    • Al no contar con personal extra, existe menos desperdicio de comida.
    • Mejor control de las caducidades: gracias al etiquetado se controla con mayor precisión la duración del producto.
    • Variedad: las cocinas vanguardistas permiten ampliar su menú, sin tener que depender de la estacionalidad que deteriora las materias primas.
    alimentos quinta gama
     

    Leave a Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    NextPrevious